Dureza

Hoy, cuando espantaba a un gatito que alguien había dejado abandonado en mi puerta (ya tengo uno que trae varios amigos) me di cuenta de que, al menos en mi caso, es cierto: si tú no logras cambiar al mundo, el mundo termina cambiándote a ti…  

Nunca me hubiera imaginado hacer algo tan cruel, el gatito no tiene la culpa de tener un dueño HDP que lo deje abandonado en la calle esperando que algún vecino le acoja. 

Ojalá que sea reversible, no quisiera convertirme en alguien que yo, de niña, odiaría. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s